martes, 28 de junio de 2016

INTRODUCCIÓN

INTRODUCCCIÓN
Estimado lector. El contenido del libro que tienes en tus manos fue escrito hace 54 años por un niño de diez. Es el Diario de un estudiante de Primero de Bachillerato, internado en un colegio de Zaragoza, que narra, con la sinceridad que el alma infantil posee, todo lo que sus ojos y sentimientos podían expresar. Y lo hace con tanto entusiasmo y pasión que, tal vez sin quererlo, nos ha dejado el retrato fiel, a veces áspero y brutal, de aquel tiempo embrumado de la posguerra civil española. Son tres cuadernos que estuvieron escondidos en el granero de su casa materna hasta el momento en que el autor, 14 años después, contrajo matrimonio. Recogidos y vueltos a guardar en una azulada carpeta, han viajado por tres casas distintas como un mueble más que cambia de domicilio, pero olvidados en el rincón de los recuerdos lejanos. Fue hace tres años, recién estrenada la jubilación, cuando con cierto temor volvió a leerlos.
Desde el primer momento se sumergió en la vida de aquel niño de pueblo que cuenta sus vivencias en lucha contradictoria entre lo que estudiaba, en libros fuertemente censurados, y lo que la vida real le mostraba. Aquello que fue escrito como un pasatiempo, con el fin de mitigar las largas horas de estudio que en el anárquico internado tenía, es hoy un valioso testimonio que recuerda una etapa de la historia española situada en la Zaragoza de 1950.
Mi trabajo se ha limitado a transcribir lo que con letra infantil estaba escrito en esos tres cuadernos amarillentos, algo agrietados y con olor a rancio, corrigiendo su puntuación, algunos errores sintácticos y, otros, sorprendentemente no muchos, ortográficos. Al leerlos, como si de una novela se tratara, he descubierto que la infancia
es una etapa misteriosa y dura de la vida donde la realidad y la fantasía, mezcladas sin marcar bien las diferencias al estar todo por descubrir, convierten al protagonista en un extraño vagabundo caminando por sendas llenas de sorpresas. Deseo que tú, amable lector, al leer este Diario, convertido ahora en libro, comprendas las inquietudes, temores y alegrías de aquel niño que un dos de octubre de hace 54 años, tuvo la feliz idea de comenzar a escribir. Buscarle título no me ha costado gran esfuerzo: IZQUIERDAS Y DERECHAS creí el más apropiado. Espero que haya acertado.

 Ayuntamiento de PANIZA


No hay comentarios:

Publicar un comentario